Crítica de “El lago de los cisnes” de la ENB: “Un tesoro para el corazón”

La mundialmente admirada obra maestra de Chaikovski regresa al Coliseo de Londres para una temporada limitada en una producción a la antigua usanza a cargo del English National Ballet. Guillermo Nazara comparte sus impresiones sobre este montaje que recupera el clásico por excelencia del género, para hacernos saber si este nuevo recuento sobre el eterno cuento de hadas es cuestión de hechizo o encantamiento.

“Todos conocemos la historia”, sentencia el director francés de mirada fría mientras pasea frívolamente a sus bailarinas trasteadas, una escena que, aparte de su icónica contribución a la historia del cine, probablemente haya despertado el interés por el género en algunos y provocado unas cuantas pesadillas en otros. Una historia de embrujo y traición (a veces trágica, a veces inspiradora), sencilla en apariencia pero que en realidad encierra una profunda visión sobre los caprichosos deseos del destino, disfrazada a través del encantador envoltorio de la magia y la fantasía. Sí, en efecto, todos conocemos la historia: un apuesto príncipe, una bella ingenua y un malvado hechicero deseando que su amor caiga en saco roto. Nada nuevo sobre la que probablemente sea la pieza más famosa de la historia del ballet, por no hablar de la que todas las compañías del mundo eligen siempre para representar (no hacen falta comentarios de excepción divertidos). Entonces, cuando lo que se ofrece es lo que ya hemos experimentado, ¿hay realmente algo que ver?

La producción de Derek Deane de El lago de los cisnes tampoco es desconocida para el público londinense, ya que el montaje regresa ahora a la sede de la ENB en el West End durante un par de semanas como inicio de la temporada 2023. Con decorados tradicionales y suntuosas coreografías, siguiendo la misma regla de lucimiento que con el bel canto en la ópera, esta versión en sí es, en definición, una tranquilizadora golosina para quienes esperan que un clásico sea tratado como tal. Visualmente cautivadora, la aproximación de Deane a esta dulzura del público consigue destilar belleza en su forma a la vez que conduce eficazmente a los espectadores a través de una narración clara, comprensible y, sobre todo, cautivadora de la historia. Si escribir es el oficio de pintar con palabras, bailar es la habilidad de relatar con movimiento. Y por ello, podríamos decir fácilmente que Deane es casi una autoridad en narración.

Dirigida por Alexander Ingram, la orquesta de pleno derecho característica de la compañía nos ofrece una visión diferente de la inquietante y delicada creación de Chaikovski, con una interpretación más vívida (a veces, enérgica) de lo que normalmente estamos acostumbrados a escuchar. Aunque borrando parte de su frágil dulzura (un rasgo que, de hecho, estaba bastante alineado con la personalidad afligida del compositor), la complejidad de la interpretación sigue siendo palpable y agradable, dando así un interesante toque wagneriano a una partitura a menudo melodramática – y brindándonos la oportunidad de experimentar una obra bien conocida a través de capas contrastadas de sensaciones, sustituyendo parte de su sentimentalismo por valentía y fastuosidad.

Dirigido por Francesco Gabriele Fola en el papel del Príncipe y Fernanda Oliveira como Odette, todo el elenco es extremadamente competente en su interpretación, siendo el cuerpo masculino la estrella irrefutable de esta producción, tanto los solistas como los miembros del conjunto derrochan esplendor sin esfuerzo en todas sus interpretaciones. En cuanto a las intérpretes femeninas, sus interpretaciones están realizadas con un estilo perceptible y un cuidado comprometido, pero no logran mostrar la naturalidad necesaria para que nos olvidemos de la intérprete y empecemos a ver el personaje, ya que algunas de sus representaciones parecen un poco demasiado mecánicas.

Con un exuberante y exquisito diseño de decorados y vestuario (ambos mérito de Peter Farmer), acompañados por las fascinantes y emocionantes luces de Howard Harrison, la versión del ENB de El lago de los cisnes es un regalo para los sentidos y un tesoro para el corazón. La estremecedora locura que debería acompañar a cualquier verdadera experiencia teatral sólo se ve superada en esta ocasión por su poderosa capacidad para entrar en tu alma, reencontrándote con esas raras emociones que sólo el arte legítimo puede sacar de la oscuridad. “Hecho hasta morir”. Tal vez. Pero cuando la pasión y el talento son sus guías, aún hay mucho que contar y mucho más que ver.

Rating: 4.5 out of 5.

El lago de los cisnes se representa en el London Coliseum de martes a domingo hasta el 22 de enero. Las entradas están disponibles en este link.

Por Guillermo Nazara

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: